La incubadora Ideas de la UPV cumple 25 años con 800 empresas creadas

17/05/2017

El Instituto Ideas para la Creación y Desarrollo de Empresas ha celebrado el 25 aniversario desde su puesta en marcha. Nació en 1992 en la Universitat Politècnica de València, de la mano del entonces rector Justo Nieto, y en España fue el primer programa de apoyo al emprendimiento universitario. Durante todo este tiempo, Ideas ha trabajado en la difusión de la cultura emprendedora en la universidad. Asesora y resuelve todo tipo de dudas para la creación de empresas y apoya el desarrollo empresarial, sobre todo en sus estadios iniciales.

Mentores, profesores y emprendedores de Ideas

Mentores, profesores y emprendedores de Ideas

En los últimos cuatro años, además, el programa se ha reforzado con la inauguración de 13 espacios Emprende, uno por cada escuela y facultad del campus. “El de la UPV es un proyecto único en España. No conozco en la universidad española un despliegue tan importante en actividades de emprendimiento,” apunta el rector Francisco Mora.

Los espacios Emprende están abiertos a la participación de cualquier estudiante del campus, independientemente de su titulación y permiten poner en contacto a alumnos con perfiles muy diferentes. De ahí, surgen ideas que pueden convertirse en un proyecto para un concurso internacional, en una solución para un desafío tecnológico o un reto social. Y, cómo no, también puede evolucionar hasta transformarse en una start-up.

800 empresas creadas y 10.000 alumnos formados

Para José Millet, director Delegado de Emprendimiento y Empleo de la UPV, el balance es muy positivo. “En estos años, se han creado más de 800 empresas y más de 10.000 alumnos han participado en nuestras actividades y han sido asesorados por nuestro equipo. Sin este servicio, muchas de estas start-ups habrían salido adelante igualmente. Pero, sin el empujón inicial que supone Ideas, otros muchos proyectos no se habrían hecho realidad.”

Ganadores del último challenger

Ganadores del último challenger

Entre las empresas más recientes, se pueden citar Zank, un servicio de préstamo entre personas; Pyro, una herramienta de control de incendios forestales; Yeeply, una plataforma online para la contratación de expertos en tecnología móvil; Printable, Kibi Toys, Smile Hunter, Be Roomers y BraveZebra… Todas son ideas de negocio surgidas en la Universitat Politècnica de Valencia que han recibido apoyo y financiación, y ahora –ya convertidas en start-ups– desarrollan su actividad comercial en el campus de Vera en los locales cedidos por la institución.

Caso aparte es Closca Design, responsable del casco plegable de bicicleta que se vende en la tienda del emblemático Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York o en el Museo del Diseño de Londres. La empresa, fundada en 2013, sigue alojada en el espacio StartUP de la UPV a pesar de que ya vende 11.000 unidades al año. “Nuestra experiencia puede ser muy significativa para otras empresas que empiezan”, dice su fundador Carlos Ferrando.

Además del asesoramiento, Ideas promueve la cultura emprendedora con todo tipo de actividades. “Lo que funcionaba en 1992 ahora ya no es suficiente. Hay que seguir innovando y apostar por nuevos formatos,” insiste José Millet. En los últimos años, se han llevado a cabo visitas a empresas, desayunos con patronos, concursos y retos sociales, networking, contacto con delegaciones internacionales, colaboraciones con distintos actos del ecosisitema emprendedor…

Un año de celebraciones

La celebración de los 25 años de historia de Ideas ha comenzado con una mini feria en el Ágora del campus de Vera con stands de diferentes empresas jóvenes surgidas en la Universitat Politècnica de València. Además, se han entregado los premios de la segunda edición Challenge UPV, una competición celebrada el pasado 25 de abril.

A propósito de todo ello, el rector de la UPV  ha declarado que el emprendimiento es duro. “Es agotador y también muy gratificante. Y es la mejor manera de transformar un entorno. Cambiar el paisaje de una región como la nuestra castigada por la crisis a partir de patentes y de spin-offs es lento y costoso. Cambiarlo con la actitud emprendedora de los miles de titulados que salen de nuestras aulas cada año es mucho más rápido y efectivo. Solo hace falta inocular el “virus” del emprendimiento en la formación los alumnos.”

Deje una respuesta