Colombia: Cuando el café es el argumento

21/12/2016

2016-nov-viaje-colombia-3

Que el café de Colombia tiene un prestigio internacional, no es algo que yo pueda descubrir en este artículo, pero que ha sido convertido en un verdadero recurso turístico sí que es algo en general desconocido. Así que os propongo adentraros en este maravilloso territorio, El Eje Cafetero de Colombia.

Durante más de diez años trataron de buscar la fórmula para conseguir convertir el territorio cafetero en un producto de interés turístico, para mí, un punto de inflexión fue la creación del “Parque cafetero”, ya entrado el siglo XXI, y con la inestimable colaboración de Luis Fernando Samper, a quien tengo la suerte de conocer y haber participado con él en alguna actuación. 96 hectáreas que combinan lo tradicional y lo moderno con todo tipo de atracciones, pero con un objetivo final, hacer un recorrido por las costumbres de una tradición que se extiende sobre el territorio del Quindío. Capaz de brindar diversión y entrenamiento a través de la cultura cafetera, dando a conocer la importancia del café y del gremio cafetero. Un verdadero proyecto capaz de difundir en el mundo el paisaje cultural cafetero.

El eje cafetero lo forman los departamentos de Quindío, Caldas y Risaralda, pero el paisaje Cultural Cafetero de Colombia también incluye algunas zonas del norte del departamento del Valle del Cauca, en total 47 municipios.

Así, finalmente y con un trabajo precioso sobre el territorio, la Unesco erigió al Paisaje Cultural Cafetero como Patrimonio de la Humanidad. Paisajes, haciendas donde alojarse totalmente integradas con la cultura local, caminos para explorar… ellos dicen que tienen un auténtico océano verde y cuando llegas descubres que es así. Me gusta, es un destino rural espectacular. Al principio eran pocos los lugares donde el visitante podía integrarse, disfrutar de una experiencia o alojarse. Hoy son ya más de 600 las haciendas donde lo puedes hacer, integradas en fincas, a pie de la vegetación cafetera. Siempre metido de lleno en una gran aventura, en un territorio con una temperatura media de 21 grados.

2016-nov-viaje-colombia-2

El lugar está lleno de actividades. Lógicamente la primera inmersión es la del propio cultivo del café, pero cada hacienda es un lugar único en sí mismo, como el propio parque y el recorrido por sus carreteras para visitar pueblos patrimonio como Salento y Aguadas. Las reservas naturales, los baños en aguas termales, ascender a las nieves perpetuas… es realmente una inmersión en el paisaje y el territorio. Yo diría que ocurre algo parecido allí con el café, a lo que aquí ha ocurrido con el vino, sumergirse en su territorio, sus particularidades, su producción, la cultura que los envuelve, … es toda una experiencia maravillosa.

Los alojamientos están integrados en las mismas fincas. Puede parecer metafórico, pero el aroma del café se filtra por las ventanas impregnándolo todo. Quedan perfectamente mimetizadas en un manto verde. Los hay hogareños, finca hoteles, casas campestres, hoteles boutique y, algunos, auténticos cinco estrellas. Pero todos han sido construidos respetando las plantaciones de café y las zonas forestales, con un equilibrio magnífico.

Habitación de cabaña, en guaduaEl Hotel La Casa de los Nogales, es un precioso alojamiento rural, desde donde se puede hacer un magnífico programa recorriendo el parque, descender por el río la Vieja, disfrutar de almuerzos típicos, bañarse en las Termales de Santa Rosa, por supuesto, entrar a la fábrica de café, incluso vivir un proceso artesanal de elaboración del mismo. Pero hay muchas opciones. Incluso para salir de cena y de copas, o, como ellos dicen, “para salir de rumba” se puede ir al restaurante bar la Cava de Malena, entre otros muchos.

Y, como a la entrada o a la salida del país pasarás por Bogotá, hay lugares que han de ser obligatoriamente visitados: el Museo del Oro, el Museo de Botero o, sencillamente, subir al santuario de Nuestra Sra. de Guadalupe, para tener una maravillosa vista de la ciudad. Seguro que buscando un poco encuentra todos estos espacios de interés en la ciudad y sus alrededores. Prepárese, por que la altura media de la ciudad es de unos 2.650 metros.

2016-nov-viaje-colombia-5Pero como el café va muy ligado a la gastronomía, no quiero que se pierda una cena o una comida en Andrés Carne de Res. El original está en Chía, pero dentro de Bogotá tiene lo que ellos llaman “la versión Urbana del Paraíso”. Son cuatro plantas cada una con un nombre, la primera el Infierno, luego la Tierra, el Purgatorio y El Cielo. Es un lugar que me encanta, con una decoración exuberante, colombiana, con una comida maravillosa y una atención fantástica. Es una maravillosa forma de empezar o terminar por Bogotá. Ellos dicen que allí “semana tras semana se regocijan todas las almas y cuerpos anhelantes de este edén terrenal”. Así que es el momento de regocijarse. No se lo pierda.

Las hamburguesas en los restaurantes gourmet de El Corral (hay por toda la ciudad), sublimes, y, si le apetece algo elegante y exclusivo, me encanta el restaurante Harry Sasson, un lugar ideal para una velada disfrutando de la gastronomía. La decoración, el ambiente y la arquitectura son casi superiores a su restauración.

Deje una respuesta