Los ojos de Román de la Calle (Alcoy, 1942) son vivaces, curiosos y muy despiertos. Periódicamente se concentran en alguna reflexión y miran al suelo...