El Banco de España advierte que una baja tasa de participación limita el crecimiento económico

11/01/2018

El Banco de España advierte de la pérdida de fuerza laboral en los próximos años en la zona Euro en el informe “Evolución y perspectivas de la tasa de participación en la zona Euro: una visión a largo plazo”.

tasa de participación

La incorporación de las mujeres al trabajo ha mejorado la tasa de participación

El informe recuerda que la tasa de participación es fundamental para realizar las previsiones de crecimiento de la economía y resulta una variable clave para medir el grado de holgura del mercado de trabajo y las presiones salariales.

Para los autores del trabajo, desde finales de los años 90 se ha producido una convergencia entre Estados Unidos y la zona euro en la tasa de participación. Por un lado ha ido descendiendo en la zona americana y aumentado en la parte europea debido, fundamentalmente a la incorporación de la mujer al mercado de trabajo y a una mejora de sus nivele de preparación. Esta evolución se hace evidente hasta 2007. A partir de entonces se solapan dos fenómenos: por un lado, la progresiva desaparición del mercado de trabajo de la generación del baby boom y, por otro, una menor tasa de participación de las nuevas generaciones. 

Mujeres y educación han mejorado la tasa de participación laboral 

El informe incluye una prospectiva utilizando las bases Eurostat que puedan inspirar políticas que reviertan la previsible evolución de la tasa de participación. Para ello, el estudio considera resulta prioritario incentivar el aumento en el mercado de trabajo de determinados grupos demográficos, concretamente mujeres y los segmentos de mayor edad. Para la zona euro propone políticas económicas que favorezcan un aumento de la participación laboral con el fin de sanear las finanzas públicas y la sostenibilidad del sistema de pensiones.

Uno de los factores de mayor importancia en los cambios de estructura es el aumento de la formación educativa que ha contribuido positivamente a impulsar la participación femenina en el área del euro de forma sostenida.

Además de los cambios en la participación femenina, destaca el aumento de la tasa de participación en los grupos de edad 55-64 años, sin distinción de género ni área geográfica, si bien el aumento es mucho más intenso en el caso europeo. Este factor podría haberse intensificado en años recientes por los cambios legislativos orientados a retrasar la edad de jubilación legal y efectiva, así como por el efecto de la pérdida de riqueza durante la crisis en los colectivos más cercanos a la jubilación.

Las menores tasas de participación se producen, en el caso de Estados Unidos, en los grupos de varones con estudios secundarios, mientras que en el caso europeo son los varones con estudios primarios.

Entre las mujeres, el aumento de la participación en todos los países se debe a un incremento intrínseco en la probabilidad de participar que es especialmente intenso en España, Grecia, Países Bajos, Bélgica y Portugal. En el caso de Italia, la tasa de participación de la mujer es reducida en comparación con otras economías próximas.

Los aumentos en los casos de España y Portugal son generalizados en todos los grupos de edad, mientras que en el resto de países las variaciones son de intensidad creciente con la edad.

Mantenimiento del sistema de pensiones

Atendiendo a los niveles educativos, la probabilidad de participación en el mercado laboral ha aumentado entre las mujeres de España y Portugal con niveles de educación primaria y secundaria, mientras que en el resto de la zona euro el aumento fue homogéneo en todos los grupos educativos.

La evolución del modelo indica que los países del sur estarían comenzando a experimentar una cierta presión a la baja en la tasa de participación, como resultado de un mayor peso de los segmentos de población en edad de trabajar más avanzada. Esta tendencia continuaría en los próximos 10-15 años, particularmente en Grecia y en España. Por otro lado, este efecto sería más limitado en los países centroeuropeos, que, como se ha indicado anteriormente, ya habían comenzado a experimentar  los efectos del envejecimiento en los años anteriores, aunque podría resultar algo más persistente en el caso de Alemania.

Por otro lado, la mejora de los niveles educativos podría compensar el efecto negativo del envejecimiento progresivo de la población en edad de trabajar, si bien en menor medida que lo observado en el pasado. Este efecto positivo sería particularmente intenso en el caso de las mujeres en todos los Estados miembros considerados, con la excepción de España y Grecia, debido a un más acusado efecto envejecimiento.

El informe concluye con unas recomendaciones para evitar un descenso indeseado de la tasa de participación, como son el sistema impositivo, el contenido ocupacional del empleo, la extensión del trabajo a tiempo parcial o las políticas de apoyo a la familia, y las condiciones de salud, las tasas de reposición de las pensiones o la esperanza de vida, en lo relativo a la brecha entre jubilación legal y efectiva para los trabajadores de edad más avanzada. Todo ello sin olvidar los flujos migratorios.

 

 

Deje una respuesta