Ineca certifica la recuperación económica de Alicante con retos sociales e inversiones pendientes

05/12/2017

Un contexto generalizado de mejoría económica es una noticia positiva y el Instituto de Estudios Económicos de la Provincia de Alicante ha querido ser prudente en su manera de mostrarlo con el análisis de la coyuntura socioeconómica del tercer trimestre. Cuando aún resuena la bofetada del paro que recibió ayer la provincia, esta mañana Ineca ponía perspectiva para retrotraer el escenario hasta septiembre. Las cifras son muy sufridas; pues, con los datos en la mano, Alicante consolida su recuperación dejando abiertas aún fisuras determinantes en el balance final del año. 

Ineca-analisis-presupuestos-gva-2018El informe realiza un repaso a los principales indicadores y marca como significativos la buena marcha del denominado bloque social -afiliación seguridad social, paro, EPA, recaudación IRPF- y el negativo comportamiento del apartado de finanzas. Ineca deja sobre la mesa dos alertas: su preocupación porque la mejora de los indicadores sociales no se traduzca en el cierre de la denominada brecha social y, por otra parte, la falta de incentivos inversores que dinamicen la economía local. Respecto a la primera, ya hace tiempo que su presidente Perfecto Palacio habló abiertamente de “subida salarial” y la segunda responde a una observación continuada de variables como la balance comercial, el turismo nacional o la construcción, donde se producen los determinados dientes de sierra. Hace falta un panorama más estable y sin inversión pública parece difícil, según el instituto alicantino. 

El divorcio entre números y personas

Siendo la única provincia de la Comunidad Valenciana donde subió el paro, parece difícil encajar la afirmación de que los datos digan que la provincia tuvo su lado más positivo en el bloque social. El divorcio entre cifras y realidad social está en trámites y es que la perspectiva estadística nos dice que la provincia recupera empleo, población activa y afiliados a la Seguridad Social. Es justo en este punto, donde Alicante “mantiene las tasas de crecimiento, del 7% en el régimen general y del 2% en los autónomos.  En ambos casos, los crecimientos son superiores a los valores nacionales, por lo que la provincia gana peso en el conjunto de España y consigue que Alicante se aproxime a los valores máximos del régimen general marcados antes de la crisis. Prueba de ello es que septiembre finaliza con un incremento anual de afiliados en el régimen general y en el de autónomos del 6,1%, frente al 5% de España. Estos dos colectivos de Alicante ya suman 600.832 afiliados, cifra que mejora la de septiembre de 2008 y se queda a tan sólo 5.000 afiliados de la de septiembre de 2007, el mejor dato de ese mes de los últimos once años“.

20171205 datos paro y EPA alicanteSegún el informe, el tercer trimestre del año finaliza como uno de los que presenta mejor evolución, confirmando que la recuperación ya está llegando de forma firme a las familias. El mejor indicador, en esta materia, se observa en la recaudación del IRPF, que fue elevada, muy por encima de los valores del tercer trimestre de años anteriores. En el acumulado del año, la recaudación de Alicante se elevó un 16,2%, frente al 5,9% nacional. No obstante, este dato no es del todo positivo, ya que sólo recauda el 1,84% del total.

Por todo ello, “podemos decir que de los siete bloques que analizamos desde Ineca, el correspondiente a indicadores sociales es el mejor y es el que compensa el menor impulso de los otros. En cuanto al resto de cifras, podríamos resumir que siguen dándose resultados desiguales lo que no termina de situar a la provincia de Alicante en una línea ascendente de recuperación estable, aún por debajo del impulso nacional.  La situación del tejido productivo de la provincia no es capaz de impulsar el bloque financiero. Por ejemplo las exportaciones, fuente esencial de entrada de divisas, en el acumulado del año apenas creció un 1,4% cuando en el resto el conjunto nacional se elevaron hasta el 9,1%. De igual modo, en lo referente al turismo, hay una pérdida de peso de la provincia en España“.

Desde Ineca, se advierte de que “hace falta canalizar adecuadamente este potencial social de la provincia para mejorar los resultados económicos, incrementando la renta per cápita y ese saldo financiero negativo que es la evidencia de que todavía hace falta implementar muchos cambios en el tejido productivo”. A tenor de los datos del tercer trimestre, se señala una franca recuperación del bloque social “porque hablamos dentro de un contexto de mejora continuada y del cual se desprende que está llegando a las familias. Si bien éste es el lado positivo, en INECA somos conscientes de que toda moneda tiene un lado negativo como son las finanzas. En ambas partes, quedan grandes zonas de superficie que nos dejan, una vez más, a las puertas de una verdadera recuperación. El esfuerzo debe continuar en todas direcciones. Para cerrar la brecha social, el esfuerzo y las acciones tienen que venir por parte de todos“.

Las pymes supervivientes

El principal motivo de recuperación señala directamente a las pymes supervivientes, pues son para esta asociación “quienes están generando empleo y por lo tanto, quienes están cosiendo la brecha social. Este esfuerzo, por sí sólo, es insuficiente y las administraciones deben ser conscientes de que la inversión debe llegar pronto para generar un crecimiento sólido y que cimente. Sería muy positivo contar con inversiones y contar con propuestas dinamizadoras con proyectos concretos que aterricen en el territorio. Aún es pronto para hacer conclusiones del año y fijar criterios, pero es un buen momento para planificar 2018. Nos preocupa que se menoscabe nuestra competitividad. Venimos incidiendo en este punto desde hace tiempo y ahí son claves, las inversiones y la generación de proyectos atractivos”

Deje una respuesta