La UE destina el 56% de las ayudas a eficiencia energética, mientras España las reduce al 4%

14/11/2017

España es el país que menos ayudas adjudica, según el estudio realizado por la CNMC sobre las ayudas públicas entre 2009 y 2015. El estudio refleja además el paulatino descenso en la concesión de esas ayudas que en 2105 fueron del 0,24% del PIB.

Si las ayudas regulares en España incrementaron su peso en el PIB hasta 2001, a partir de ese año iniciaron un descenso, con alguna subida puntual de estímulo a la economía real en el marco de la crisis. Las ayudas, tanto en la UE como en España, se recuperaron en 2014 para volver a caer el año siguiente.

ayudas ueEn el caso de España se observa que la caída en el periodo 2009-2013 es mucho mayor que el crecimiento en el ejercicio 2013-2014, lo que nos sitúa como el segundo país de la UE con menor porcentaje sobre PIB de ayudas regulares a industria y servicios y el país con menor porcentaje sobre PIB de ayudas regulares totales de la UE.

Dentro de las ayudas regulares debe distinguirse entre ayudas horizontales y sectoriales, que difieren en su impacto distorsionador. Son ayudas horizontales aquellas que pueden beneficiar a cualquier sector y ayudas sectoriales las que benefician a una concreta actividad productiva. En principio, las ayudas de carácter sectorial tienen un potencial distorsionador mucho más elevado que las ayudas de carácter horizontal, indica el informe de la CNMC, por lo que uno de los objetivos de la Comisión Europea en materia de ayudas es la disminución del peso de las ayudas sectoriales.

Las ayudas horizontales suelen tratar de resolver fallos de mercado, más o menos generalizados, como el insuficiente acceso al crédito por parte de las pymes y de las start-ups  o la inversión insuficiente en I+D+i o en protección del medio ambiente, en cuanto externalidades. Por el contrario, las ayudas de carácter sectorial se dirigen a menudo a sostener, por razones externas a la eficiencia económica, sectores productivos que no resultan competitivos y que, a menudo, se encuentran sobredimensionados.

ayudas

El peso de las ayudas sectoriales sobre el total de ayuda regular concedida es mayor en España que en el conjunto de la UE. Además, mientras en la UE-28 la senda es inequívocamente decreciente desde 2009, estabilizándose en el año 2015, en España el peso de estas ayudas sectoriales se incrementa de un 30% hasta casi un 45% en 2013, reduciéndose en 2014 al 40% y superando el 50% en 2015.

Además, la distribución de las ayudas horizontales también difieren del resto de la UE. Mientras que en España las dedicadas a medioambiente y eficiencia energética solo suponen el 4% de la ayuda horizontal, en la UE alcanzan el 56%.

Esta diferencia en cuanto a los fondos destinados a medio ambiente y eficiencia energética en 2015 en la UE y España, parece deberse a la reforma en 2013 del régimen de primas a las renovables efectuada en España, cuya consecuencia fue la reducción del importe de las mismas en los años siguientes.

En cuanto a las ayudas al sector financiero, entre 2008 y 2015, han sumado el 9,03% del PIB, mientras que en el conjunto de la UE ha sido del 5,17%. En términos absolutos, el conjunto de la UE dedicó en ese periodo 654.000 millones al saneamiento bancario. España ha sido el tercer país que más recursos ha dedicado, por detrás de Alemania y Reino Unido.

 

 

Deje una respuesta