El análisis de datos en la industria 4.0

10/11/2017

Inteligencia Competitiva y Estrategia Aimplas

Pablo HernandezLa cuarta revolución industrial se encuentra a las puertas del muro tecnológico y estratégico que todavía existe en muchas empresas de nuestro país, pero que poco a poco se irá resquebrajando gracias a la tecnología más accesible y asequible.

La industria 4.0 no se entiende sin la robótica, la simulación computacional, los sistemas de integración vertical y horizontal, el internet de las cosas, la ciberseguridad, el cloud computing, la impresión funcional o la realidad aumentada, pero como pilar fundamental que afecta a todos los procesos se encuentra la recopilación y el análisis de datos.

El análisis de datos en la industria dispone de dos grandes pilares en los que sustentarse para la toma de decisiones estratégicas:

Fuentes de información ejecutivas
Disponemos de todos los datos generados por las fuentes ejecutivas de la organización, donde la unión de las tecnologías físicas y digitales y la integración de todas las etapas de desarrollo de un producto, proceso o servicio, tienen un gran impacto positivo en la eficiencia y en la productividad. Las principales vías para el análisis de la información ejecutiva se fundamentan en:

> Sistemas modulares. Los sistemas son modulares; ya no es necesario utilizar todos los recursos de una planta, se produce en un corto espacio de tiempo a través de la demanda y se habilitan únicamente los recursos necesarios, optimizando la producción y el ahorro energético.

> Virtualización. La monitorización remota de los procesos de producción permite detectar, evitar y solucionar posibles incidencias de forma más rápida y eficiente.

> Tiempo real. Conocer y analizar al instante cualquier dato que se produce a lo largo de las etapas del proceso de producción, reduce la incertidumbre y ayuda a tomar más rápidas y mejores decisiones.

Todas estas mejoras en la línea de producción ayudan notablemente en la toma de decisiones más seguras, precisas y óptimas. Disponemos de sistemas automatizados capaces de analizar toda la información, emitir avisos inmediatamente y tomar una decisión rápida y acorde a nuestros parámetros de optimización, en muchos casos, sin necesidad de intervención humana.

Gracias a la información derivada de este análisis de datos, nuestros sistemas se transforman en centros de trabajo más eficientes, rápidos y adaptativos. Se minimizan los fallos y defectos de fabricación, se prevén futuros del sistema y se conocen mejor los detalles de los flujos de trabajo, etc.

Fuentes de información estratégicas
A la hora de tomar decisiones estratégicas para la organización, debemos conocer tanto la información interna extraída a partir del Business Intelligence, como la externa basada en la Vigilancia Tecnológica y la Inteligencia Competitiva y Estratégica, toda ella agrupada dentro del marco del big data. En la actualidad, no solo es importante ahorrar costes o producir más rápidamente. Es vital conocer qué se está demandando en el mercado, quiénes son nuestros competidores, qué están desarrollando actualmente y cuáles serán las tendencias a corto y medio plazo.

En un mundo tan cambiante casi al segundo, no podemos pensar que nuestro producto o servicio será tan bueno que podrá mantenerse en el mercado durante décadas, numerosos ejemplos actuales nos demuestran que el futuro se reduce al mañana.

Los nuevos materiales, tecnologías, tendencias; el cambio climático o las particularidades legislativas y normativas de cada país; en definitiva, cualquier mínimo cambio que se produzca en nuestro entorno afectará, en mayor o menor medida, a nuestra organización y será vital tomar decisiones lo más rápidas y eficientes posibles, para poder mejorar o simplemente sobrevivir en un mercado tan competitivo como el actual.

El análisis de los datos
El análisis de datos siempre ha sido vital a lo largo de la historia, y, gracias a la tecnología actual, hoy es posible recopilar, clasificar y analizar un gran volumen de información. En un futuro inmediato, no se entenderá la mejora de la cadena de suministros (identificar, corregir y reducir riesgos), la mejora de la comunicación (persona-dispositivo, dispositivo-dispositivo, dispositivo-persona) y el aumento de nuestras capacidades (identificar debilidades y amenazas y explotar nuestras fortalezas y oportunidades), sin herramientas capaces de analizar datos, proponer o ejecutar acciones y ayudar de forma notable en la toma de decisiones estratégicas.

Para poder sacar el máximo rendimiento a los datos necesitamos herramientas que sean capaces de recopilar, analizar y suministrar información específica en el momento adecuado. Desde el departamento de Inteligencia Competitiva y Estratégica de Aimplas desarrollamos diferentes servicios que tienen como finalidad proporcionar a las organizaciones aquella información estratégica que les ayude en la toma de decisiones.

Se tiende a pensar que este tipo de herramientas únicamente son implantadas en grandes empresas, porque disponen y necesitan de grandes volúmenes de información pero, para la gran mayoría de pymes, el análisis de información específica y detallada relativa a su entorno les proporciona datos significativos del mercado, de sus competidores y de las posibles tendencias del futuro.

No podemos afirmar si nuestro jefe del mañana será un robot, pero en lo que no hay discusión alguna es que las tecnologías de análisis de datos tendrán un papel vital en la estrategia de las organizaciones.

Deje una respuesta