La Comunidad Valenciana, la segunda autonomía que más facturas electrónicas emitió en 2016

10/10/2017

seres-efacturaLa Comunidad Valenciana fue la segunda autonomía que emitió más facturas electrónicas en 2016,  el 10,78% de total, tras Cataluña (13,12%), lo que supone un  3,82% del total nacional. Además, se sitúa en quinta posición en recepción de facturas electrónicas, con un 7,47% del total, según el estudio realizado por el Grupo Seres, pionero y especialista en intercambio electrónico seguro de documentos.

Según el estudio, 2016 fue el año de mayor crecimiento y consolidación de la factura electrónica en España. Así, en el pasado año, el volumen total de facturas electrónicas ascendió a 118.505.258 documentos, que representan una variación anual de más del 25,87%, con un ahorro estimado de 919 millones de euros y de 500.000 horas de trabajo equivalente de una persona, al eliminar el manipulado de los documentos en papel y los gastos de impresión, ensobrado y franqueo.

El estudio abarca los seis primeros meses de 2016 y contempla una muestra de 174.604 empresas receptoras de factura electrónica y 11.034 emisoras. En total, en ese periodo se procesaron más de 24 millones de facturas electrónica que en el mismo periodo del año anterior. Destaca el crecimiento del 23,5%  de las facturas entre empresas. Por su parte, las facturas en la relación entre empresa y consumidor experimentaron un enorme crecimiento del 52,8%. También creció, por encima del 27%, la facturación electrónica con las distintas administraciones públicas.

Por sectores, el sector servicios sigue liderando, año tras año, el uso de la factura electrónica y representó en 2016 el 57% de las facturas emitidas y el 62,39% de las recibidas, sin embargo, su peso en el total decrece por encima del 4% en ambos casos. Le sigue la Industria, con 38,35% de los documentos emitidos y 31,48% de los recibidos, registrando un mayor peso en total, del 4% y el 3% respectivamente. El sector primario representa un 2,85% de las facturas emitidas y un 2,54% de las recibidas.

Según Alberto Redondo, director de marketing de Seres, “la obligatoriedad de facturar en formato electrónico a las app, iniciada el 15 de enero de 2015, ha permitido que, tanto el sector público como el privado, hayan centrado sus esfuerzos en dar un paso hacia adelante en su camino hacia la facturación electrónica. A pesar del parón en compra pública derivado de la falta de gobierno, la factura electrónica recibió un nuevo empujón por parte de diferentes gobiernos autonómicos para agilizar y facilitar la relación con sus proveedores”.

Deje una respuesta