La startup valenciana Liip crea la primera pulsera inteligente para monitorizar bebés

12/09/2017

La startup Liip, liderada por un equipo de cinco jóvenes ingenieros, bioquímicos y pediatras, ha desarrollado una pionera biotecnología “wearable” de monitorización de bebés y niños hasta ahora inexistente en el mercado de la salud. Se trata de Liip Smart Monitor, la primera pulsera inteligente del mundo capaz de entender y transmitir información sobre el estado de salud de los más pequeños en tiempo real y de forma precisa.

bebé con la pulsera Liip Smart Monitor en el tobillo.

Bebé con la pulsera Liip Smart Monitor en el tobillo.

Este dispositivo mide las principales constantes vitales como son la frecuencia cardíaca, saturación de oxígeno en sangre y temperatura, lo que ayudará a los padres a identificar cualquier anomalía a través del móvil o tablet. El valor añadido es que proporciona a los pediatras datos objetivos, individualizados y efectivos para el seguimiento de sus pacientes, lo que favorece y acelera el diagnóstico, y reduce los tiempos de asistencia.

La bronquiolitis, que afecta más de 100.000 niños todos los años, y, en general, problemas de índole respiratoria como neumonías, laringitis, asma, tos pertusoide y las alteraciones del sueño, son otras de las aplicaciones de Liip Smart Monitor. Destacan, asimismo, los beneficios de su uso en pacientes con enfermedades neuromusculares, parálisis cerebral infantil y bebés prematuros (que suponen un 8% de los nacimientos anuales) ya que son muy susceptibles de sufrir patologías con mayor prevalencia que otros.

La pulsera se ubica en el tobillo izquierdo de los bebés, y a partir del primer año en la muñeca izquierda. Gracias a una autonomía de funcionamiento de hasta 14 horas seguidas permite transmitir una información tan completa sobre la salud del bebé que aporta un valor desconocido hasta el momento. El sistema, si detecta una situación aguda o crítica,  envía una alerta sonora y un mensaje de estado “Actuar”. Pulsando este botón, Liip Care dirige a un protocolo de actuación de urgencia y un botón de llamada al 112.

La otra aplicación, pionera también, es Liip Pediatras, a la que sólo ellos tienen acceso. Con ella, los pediatras pueden personalizar un periodo determinado de tiempo (incluso de un minuto concreto) para observar la evolución de su paciente. Con ello pueden detectar si está presentando un proceso patológico o fisiológico y reconocer rápidamente su tipología, y en caso de encontrarse bajo tratamiento conocer la respuesta al mismo.

Los confundadores de Liip son  cinco jóvenes emprendedores que hace tres años se propusieron revolucionar el mercado de las tecnologías wearables aplicadas al sector salud para mejorar la calidad de vida de las personas. Y en concreto, la de los bebés ya que sus 1.000 primeros días son claves para su desarrollo fisiológico.

Según destaca David Güémez, portavoz del equipo de Liip, “nuestra meta ha sido unir nuestros conocimientos para dar el salto a la medicina del futuro. Esto es, de la curación a la prevención, en la que la precisión, personalización y el uso de la tecnología más avanzada permite alcanzar una capacidad diagnóstica, terapéutica y preventiva nunca antes vista”.

En el proceso de investigación y desarrollo han intervenido Celéstica, una multinacional manufacturera de servicios de electrónica con base de operaciones en Toronto, Canadá; el Instituto de Automática e Informática Industrial (Ai2) de la UPV, el equipo de pediatría dirigido por Gonzalo Pin, referente nacional, y el doctor Sergio Negre Policarpo del Hospital Quirónsalud Valencia

 

Deje una respuesta