J. Bosch: “Vigilar ya no tiene valor: eso ya lo hace la tecnología. Pero el rescate es labor del socorrista”

10/08/2017

2017-julio-NBN23-1

Paterna prepara su candidatura a Ciudad Europea del Deporte, cuestión que la Comisión Europea decidirá en otoño. Uno de los puntos fuertes de su candidatura es el proyecto instalado en su Piscina Municipal, Nagi Smartpool: una solución digital cuyo éxito puede tener un recorrido e influencia con límites apenas concebibles. El valenciano Javier Bosch, biólogo de formación, y el norteamericano, programador, son los cerebros creadores. Explica Bosch: “el nadador lleva una ficha del tamaño de una moneda con forma de pinza que se puede colocar en la goma de las gafas o en el gorro al entrar en la piscina, sin que tenga que pulsar ningún botón. El sistema, compuesto por diez localizadores instalados en el techo, lo detecta y lo vemos desde la tablet en tiempo real. El programa cuenta cuántos nadadores hay por calle y dónde está cada uno. Si se produce un hundimiento prolongado, la tablet y el reloj avisan e indican dónde se ha producidoHemos establecido unas alertas diferentes en función del perfil del nadador. Si son niños ponemos un tiempo límite de 25 segundos; 25 segundos sumergido es mucho tiempo. Pero a los 15 segundos el reloj da una alerta que, transcurridos unos más, se convierte en alarma. Entonces pita, vibra, y también suena la tablet. Si solo está buceando, el socorrista lo comprueba y para el reloj y la alarma. El rescate es fundamental que se dé antes del primer minuto”.

 

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

Deje una respuesta