Ibiza, auténtica y natural

20/07/2017

2017-junio-destinos-Ibiza-1A pesar de su fama internacional, nunca se puede afirmar que ya está todo dicho o descubierto sobre la isla de Ibiza. Su carácter moderno y cosmopolita nunca se ha llevado mal con el mantenimiento de sus costumbres y tradiciones. Tal vez por ese difícil equilibrio siga siendo considerada un destino único en el mundo.

Sin duda, lo primero que viene a la mente al pensar en la isla es la extensión de sus playas (210 kilómetros en total), el resplandor de la arena y la claridad de las aguas de sus calas, donde abundan los corales para disfrute de los amantes del submarinismo. Y, por otra parte, su vida nocturna, mítica desde los años 70. Pero el turista que acuda hoy en día a la isla solo con esos dos aspectos en mente, a buen seguro se perderá otros de gran interés.

Pueblos tranquilos y espacios singulares

2017-junio-destinos-Ibiza-2Buena parte del encanto de Ibiza se esconde en sus pequeños pueblos blancos, donde la vida transcurre a un ritmo apacible y la gente siempre sonríe.

Entre estos pueblos tranquilos, cabe mencionar Sant Agustí, Santa Agnès o Sant Mateu, y otros que además tienen  mucha vida como Santa Gertudris o Sant Carles. En todos ellos se encuentran bellas iglesias encaladas, construidas originariamente para defender a sus habitantes de los ataques de los piratas.

Los pueblos albergan espacios singulares, tales como el Baluarte de Santa Llúcia, desde el que se divisa una magnífica vista del Mar Mediterráneo y de las casas de la ciudad antigua que le da nombre. En él se pueden celebrar todo tipo de actos, encuentros de negocios o celebraciones, ya que posee un aforo de 1.000 personas de pie y 500 sentadas.

Por otra parte, el Baluarte de Sant Pere  queda medio escondido entre las estrechas calles del pueblo y ofrece una bella panorámica de dos grandes flancos de muralla. Este espacio tiene un aforo para 250 personas en pie y 150 sentadas.

Y mención aparte merece el Convento de los Dominicos, la sede del Ayuntamiento de Ibiza desde el siglo XIX. Construido entre los siglos XVI y XVII, son famosos sus arcos de medio punto que remarcan el peso de la historia. Su fachada da directamente al mar, junto al mirador de la Plaza de España de la ciudad.

Patrimonio de la Humanidad

2017-junio-destinos-Ibiza-3La Unesco declaró Patrimonio de la Humanidad en 1999 al Recinto Amurallado de  la ciudad de Ibiza. Mediante esta distinción se reconoció el valor histórico, cultural y arquitectónico de la fortaleza mejor conservada del Mediterráneo.

Hablamos, por tanto, del monumento más importante de la isla. Fue mandada construir por Felipe II en 1555 y se concluyó a finales de ese mismo siglo. Su estilo es renacentista y fue construida para defender las islas de los asedios que sufrían por parte del Imperio Otómano y los corsarios procedentes de Argel, sus aliados.

Además, en dicha declaración de Patrimonio de la Humanidad también se incluyen los restos fenicios de Sa Caleta y la Necrópolis fenicio-púnica de Puig des Molins.

Considerada la Necrópolis más importante del Meditarráneo occidental por su admirable estado de conservación y su gran extensión, el visitante puede acceder a los hipogeos, el conjunto de tumbas excavadas descubiertos en 1946, y completar su recorrido visitando el Museo Arqueológico de Puig des Molins para contemplar los valiosos restos fenicios y púnicos conservados en muy buen estado. El Museo fue restaurado y reabierto en 2012.

El comité de la Unesco definió Ibiza como un entorno privilegiado por su biodiversidad y por sus valores naturales.

Ibiza Boat Club

Después de describir estos aspectos menos conocidos del interior de Ibiza, quien tiene la suerte de pasar unos días de asueto en la isla, difícilmente podrá resistirse a disfrutar de sus calas y su ocio nocturno. Pero, ¿qué tal combinar ambos aspectos con estilo innovador?

Ibiza Boat Club responde a ese concepto. Se trata de un elegante catamarán de 24 metros de eslora que pone a disposición de sus clientes todos los servicios que uno desee experimentar: gastronomía y coctelería con atención personalizada, amplia gama de cocina fusión ibicenca y vasca, actividades náuticas, clubbing y otras animaciones. Un beach club en el mar, con capacidad para 150 pasajeros.

El elegante catamarán, de casco metalizado gris antracita y velas de color negro, fue fabricado en Francia y botado en 2013. Sus ingenieros concibieron una nave extraordinaria con el objetivo de explorar el mar de Ibiza, incluyendo una amplia gama de servicios y el mayor confort a bordo. De noche, el catamarán constituye un espectáculo flotante en sí mismo, gracias a su iluminación mediante leds y focos submarinos que lo envuelven en un aura mágica y brillante.

Si ya han estado en Ibiza, disfrutado de sus calas y discotecas, aún les queda otra isla, con diferentes placeres, por descubrir

Deje una respuesta