El impacto del “cloud computing” en la transformación de las empresas

12/04/2017

Investigador y profesor Florida Universitaria

2017-MARZO-OPI-juanmaria-alverola-FloridaLos términos “cloud computing”, “cloud” o, simplemente, “nube”, los escuchamos en los medios y los leemos en internet continuamente. Es posible que podamos poner algún ejemplo de soluciones basadas en el “” o que, incluso, podamos tener alguna idea de cualquiera de sus implicaciones.

Desde el punto de vista de las empresas, es imprescindible estar a la vanguardia del uso que podemos hacer de los distintos paradigmas informáticos que van apareciendo para poder ser más efectivos y competitivos en nuestro negocio pero, ¿cómo afecta realmente el “cloud computing” a nuestra empresa?

En los últimos 20 o 30 años, las empresas han implementado sus sistemas informáticos en “datacenters” propios, por lo que tenían que adquirir componentes, cablear, alimentar, refrigerar, etc. El paradigma de “cloud computing” lo que permite es externalizar servicios como estos, permitiendo a las empresas alquilar aquellos componentes y procesos que necesiten y centrar sus recursos en mejorar su negocio.

En el caso más básico de las infraestructuras informáticas, lo que proporciona el “cloud computing” es la capacidad de alquilar y usar “datacenters” sin necesidad de realizar montajes, cableados o testeos. Dependiendo de las necesidades de cada empresa se deberá realizar un análisis de aquellos componentes que interesen ser migrados y de aquellos que deban ser mantenidos en las propias instalaciones.

Jeff Bezos, CEO de Amazon, comentaba en uno de sus discursos que, “si no generamos nuestra propia electricidad en las empresas, ¿por qué compramos servicios propios de almacenamiento y computación en vez de alquilarlos?”.

La transición de un paradigma tradicional de construir y operar a un paradigma de consumir, se centra en mejorar la productividad de las empresas. Una empresa que adquiera su propio equipamiento, está condenada a sobreestimar sus necesidades pagando de más o, lo que es peor, a infravalorarlas, pudiendo morir de éxito.

El paradigma de “cloud computing” permite aprovisionar recursos bajo demanda, por lo que se pueden adquirir recursos en el momento en que se necesiten y liberarlos cuando ya no sean necesarios, pagando exclusivamente por aquello que se usa. Este concepto es clave y se conoce como elasticidad.

Desde el punto de vista de los recursos humanos, la adopción del “cloud computing” no es una forma de destruir puestos de trabajo externalizando a las personas, eso sí, tendremos que cambiar los roles tradicionales de algunos trabajadores por unos roles adaptados al “cloud”.

El impacto del “cloud computing” en la formación
Desde el punto de vista de las instituciones educativas, tenemos el reto de formar a futuros profesionales que trabajarán con tecnologías basadas en el “cloud computing”. A corto plazo, las empresas ya están necesitando a profesionales que les ayuden en el proceso de migración.

Para ello, un profesional informático tendrá que adquirir capacidades para poder transferir distintos componentes de infraestructuras y servicios hacia el “cloud”. Esto requerirá que los nuevos titulados sean capaces de conocer y aplicar las distintas soluciones que nos ofrece este paradigma, así como valorar los distintos proveedores de “cloud computing”. Un profesional informático que sea capaz de trabajar en el “cloud”, le va a poder dar un valor añadido muy grande a una empresa, pudiendo realizar implementaciones informáticas con inversiones mínimas.

Además de las competencias técnicas, hay una serie de competencias transversales que serán igualmente necesarias y, posiblemente, más difíciles de adquirir.

Capacidades comunicativas y de negociación para hablar con proveedores y empleados, capacidades analíticas para valorar el proceso de migración, capacidades para valorar los riesgos y establecer planes de actuación en un proceso de migración, etc. Todas ellas van a ser necesarias para un futuro profesional informático.

A más largo plazo, se necesitarán profesionales para cubrir todos los nuevos perfiles que se necesitarán relacionados con el “cloud”, como pueden ser arquitectos, administradores o profesionales de la seguridad en la “nube”.

El “cloud computing” de mañana
El impacto del “cloud computing” en la transformación de las empresas ya es evidente. En EE.UU., casi el 50 % de las empresas ha migrado parte de sus servicios a la “nube”.

En España, simplemente podemos mirar los llamados casos de éxito de Amazon Web Services (AWS), para ver la cantidad de empresas como Mapfre, FC Barcelona o Bankinter, que ya están utilizando soluciones de “cloud computing”.

Si el primer paso de migración hacia el “cloud” se centra en las infraestructuras, el siguiente paso va a ser el uso de aplicaciones para la transformación de los negocios. Los expertos parecen coincidir en un futuro en donde las empresas empezarán a incorporar distintos componentes con capacidades cognitivas.

Estos componentes, permitirán a las empresas utilizar tecnologías como “big data” o inteligencia artificial, sin necesidad de desarrollar soluciones propias lo que les otorgará innovación, flexibilidad, eficiencia y productividad. De esta forma, las empresas empezarán a enfocar sus inversiones hacia el consumo de servicios informáticos basados en el “cloud”, que otorguen un valor añadido a su negocio.

A nivel de mercados, los proveedores de “cloud” gozan de buena salud. Gigantes como Amazon, Microsoft o IBM, obtuvieron unos incrementos de ventas en 2016 de más del 50 % comparado con el año anterior. Este incremento, más allá de ser absolutamente desproporcionado, nos tiene que hacer pensar que la demanda de soluciones basadas en “cloud computing” se está disparando.

El “cloud computing” es más que una tendencia o una moda efímera. Las empresas que no apuesten por soluciones en la “nube” van a perder competitividad, y cuanto antes empiecen a hacer migraciones, mayor será la ventaja que puedan tener sobre otras empresas del sector. El “cloud”, más que una nube pasajera de tormenta, es una nube que ha venido para quedarse

1 comentario en este artículo. Únase a la conversación.

  1. avatar
    Manuel 01/11/2017 a las 12:17 - Reply

    La verdad es que el cloud computing está teniendo un gran impacto en las empresas de todo el mundo, y en mi opinión ésto no ha hecho mas que empezar. En mi empresa trabajamos con Dataprius y va muy bien. Firman contratos de protección de datos y es un sistema enfocado exclusivamente a empresas. Un saludo.

Deje una respuesta