Lafarge aporta más de 32 millones a la economía local de Sagunto a pesar de su futuro incierto

11/01/2017
2017-enero-Lafarge-datos-Miguel-Angel-Urbano

De izda., a dcha., Antonio Barros, administrador de la planta de Lafarge en Sagunto y Miguel Ángel Urbano, director de la fábrica de Lafarge en Sagunto

Miguel Ángel Urbano, director de la fábrica de Sagunto del Grupo LafargeHolcim ha manifestado que “2016 no ha sido el año más feliz en seguridad y salud porque llevábamos cuatro años sin accidentes con baja y en noviembre de 2016 interrumpimos ese récord de casi 300 días sin ninguna lesión de ningún tipo cuando se produjo un accidente de un trabajador que conllevó una baja de cuatro días”.  Esta situación ha llevado a la empresa a analizar cómo están afrontando los planes de formación, qué requerimientos hay y qué fue lo que falló para que ocurriese este accidente. “A pesar de todo, esperamos volver a la senda de O accidentes que teníamos desde hace muchísimos años”, ha puntualizado.

Urbano también ha destacado la importancia que da el grupo al Proyecto Zero (cero accidentes y daños), un plan de concienciación y movilización y educación de las personas que trabajan en las fábricas, tanto externas como externas, y focalizado también en el transporte donde “estamos viendo no solo en España sino también en el grupo, que es donde se está produciendo una mayor tasa de accidentalidad”, ha recalcado. El grupo también tiene en marcha proyectos sobre salud centrados en la ergonomía, el estrés, hábitos alimenticios…

Datos económicos

En cuanto a la actividad económica de la fábrica, Miguel Ángel Urbano ha explicado que “esta ha sido un poco inferior a la del año pasado por distintas cuestiones de ámbito internacional”. La fábrica exporta cerca del 85% de la  producción de cemento y el 15% de clínker. Sus mercados son Latinoamérica, Grecia, Francia, Malasia… aunque ha aclarado que “nuestro principal cliente es Argelia y su situación política  de desarrollo del mercado interior nos ha afectado a nuestra actividad total. Para 2017, no pinta mejor, lo que nos hace pensar que tenemos que invertir en nuestra capacidad de desarrollo de productos para descubrir nuevos nichos de mercado donde situarnos este año 2017 y sucesivos”.

A pesar de todo, en 2016, , la planta aportó más de 32 millones de euros a la economía local del Camp de Morvedre, dos millones más que en el ejercicio de 2015. “Se trata de inversiones relacionadas con las tasas, impuestos, sueldos y salarios, actividad alrededor de la empresa con contratistas, mejoras pequeñas en la fábrica”, ha destacado Urbano.

En cuanto a las mejoras en la fábrica estas han sido modestas, “ya que estamos en una política de reducción de inversiones” aunque las que se han llevado a cabo eran necesarias para su funcionamiento  y han supuesto una inversión de cerca de 610.000 euros.

Por otra parte, lo que más caracteriza a esta fábrica es “su flexibilidad” , ha incidido Miguel Ángel Urbano, ya que producen 15 tipos de cementos diferentes “lo que nos sitúa entre las doce fábricas en el ámbito internacional que más productos realiza”. Además, ha continuado Urbano, “somos una de las dos primeras de Europa que se dedica al cemento para pozos de petróleo y en este momento somos el único centro de desarrollo del Grupo LafargeHolcim de cementos  y soluciones  para pozos de petróleo”.

Asimismo y a pesar de que el mercado doméstico no remonta, algunas de las construcciones más emblemáticas en las que se ha empleado producto procedente de la fábrica de Sagunto en 2016 han sido las obras de construcción de la Ciudad Deportiva del Valencia Basket, el Centro Comercial de Leroy Merlin en Finestrat (Alicante) o la sede de la empresa Cerámicas Alaplana

Además, en 2016, el personal de la planta ha realizado más de 3.000 actuaciones preventivas que han permitido la mejora continua en salud y seguridad. Así mismo, se han impartido un total de 3.290 horas de acciones formativas, de las cuales 1.200 han sido específicas en seguridad.  

En cuanto a su preocupación de la compañía por el entorno, este año se han restaurado cerca de 6.000 metros cuadrados en la cantera del Salt del Llop con una plantación aproximada de 3.200 árboles y arbustos de 13 especies diferentes pero “todas ellas autóctonas ya que buscamos que todo lo que se restaure sea sostenible en el tiempo”, ha analizado Urbano.

Igualmente, el pasado año la planta de Sagunto presentó al Ayuntamiento un plan de reforestación y adecuación de la zona quemada del Romeu durante un incendio que tuvo lugar en el año 1993. Un espacio fuera de la cantera y cuya titularidad pertenece al Consistorio, en el que la fábrica se ha comprometido a recuperar, según el convenio firmado en 2013 con el Ayuntamiento. Este gran proyecto contempla la  recuperación y adecuación de la zona quemada, partiendo de lo que naturalmente ya existe completándolo con la promoción de plantas autóctonas. Lo más reseñable del proyecto es que se encuentra dentro de la Red Natura 200 porque en ella está localizada la Cova del Sardiner, lugar de cría de varias especies protegidas de murciélagos. Por este motivo, el plan busca fomentar y preservar a estos mamíferos insectívoros. Además, siguiendo los compromisos del Grupo LafargeHolcim en su Plan 2030, se habilitarán zonas para el uso de la población, tales como senderos y miradores que permitirán que los habitantes de Sagunto y alrededores puedan disfrutar de este paraje.

En su compromiso en la lucha contra el cambio climático está la valorización de residuos tanto industriales como materiales provenientes de derribos de otras industrias . De hecho, la fábrica de Sagunto ha evitado que 124.000 toneladas de residuos hayan ido a parar a vertederos, recuperando cerca de 75.000 toneladas como materia prima alternativa a los minerales que se extraen de canteras, y destinando unas 50.000 toneladas de residuos como combustibles. El porcentaje de uso de energías alternativas, mediante la sustitución de combustibles fósiles, ha sido del 54%. Mientras el uso de biomasa ha permitido evitar la emisión de unas 46.500 toneladas de CO2.

Miguel Ángel Urbano ha señaldo también que “tenemos una Autorización Ambiental Integrada desde 2004 y renovada en 2015, que asegura que nuestra actividad se desarrolla de la manera más respetuosa con el medioambiente, el entorno y la salud de las personas, y tenemos implementadas las mejores tecnologías disponibles del sector cemento. En 2016, técnicos de la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural realizaron un inspección presencial en la planta, concluyendo  que se cumplen todos los requisitos que marca la autorización y  que no se aprecia en la industria aspecto alguno que pueda perjudicar la seguridad, salud de las personas y el medio ambiente”.

Otro año más, la fábrica ha sido elegida como instalación referente para las visitas organizadas por la Generalitat Valenciana, que tienen por objetivo apoyar a otras comunidades y países en la aproximación, aplicación y ejecución de la legislación europea en materia medioambiental, concretamente, en la gestión de residuos o la aplicación de Mejores Técnicas Disponibles.  Durante el pasado año, cerca de 1.000 personas participaron en las diferentes actividades impulsadas desde la fábrica, como es el caso del tradicional almuerzo de la hermandad o las visitas guiadas a las instalaciones, en las que 600 personas han tenido la oportunidad de conocer de primera mano el proceso de fabricación del cemento y el compromiso de la compañía con aspectos como la salud y seguridad, la sostenibilidad o el medioambiente. 

Futuro incierto de la planta de Sagunto

En cuanto a 2017, la planta tiene previsto invertir cerca de cuatro millones de euros en la mejora de sus instalaciones y en acciones vinculadas al Plan de Restauración Integral de la cantera si su futuro se confirma próximamente, “una situación que se tiene que resolver este año” ha comentado Urbano, ya que el convenio de explotación de su principal cantera, Salt del Llop expira a finales de diciembre de este año, una cuestión que tiene que resolver el Ayuntamiento de Sagunto.

En cuanto al mercado argelino, Urbano ha indicado que “no son capaces de visibilizar la cifra de cemento que importarán en 2017″ y en cuanto al mercado doméstico ha señalado que “sigue su tendencia plana con un consumo de 11 millones de toneladas, una cifra que no se espera que cambie para 2017″.

Deje una respuesta