Dos Range Rover en uno

21/12/2016

2016-Nov-Motor-Range-Rover-05

Prueba: Range Rover Evoque Convertible

Land Rover se la jugó bien jugada cuando apostó, hace ya cinco años, por un pequeño SUV lujoso y de precio elevado que, aunque mantenía el carácter todoterreno de la marca, estaba destinado a reinar en la ciudad y en la carretera. Y reinó: poca gente duda ya del éxito del Evoque.

Años después, muchos nos echamos las manos a la cabeza cuando presentó la carrocería descapotable que nos ocupa. Tras esta prueba, te aseguramos que también en este caso hay un alto grado de acierto, poco de locura y mucho de valentía, pues estamos convencidos de que más marcas se van a sumar al segmento SUV Compacto Premium y Convertible, que inaugura este modelo.

Eso sí, nace como un producto muy exclusivo, pues parte de 54.300 euros. Y es que solo está disponible con tracción 4×4, con cambio automático y en los lujosos acabados SE Dynamic y HSE Dynamic, siendo este último el de la unidad probada. Las motorizaciones disponibles son una de gasolina de 210 CV y dos diésel de 150 y 180 CV; también esta última era la que incorporaba nuestro Evoque.

Reza el titular que con el Evoque Convertible te vas a comprar dos Range Rover en uno y no dos coches, como utilizan algunas marcas como reclamo para vender sus descapotables. Y es que esto no es un descapotable sin más. Es, ante todo, un todoterreno y, como tal, cuenta con toda la mecánica y electrónica necesaria para afrontar prácticamente cualquier suelo y situación.

2016-Nov-Motor-Range-Rover-02

¿Qué significa esto en la práctica? Pues, por ejemplo, que no solo vas a poder llegar en invierno a esa pista de nieve exclusiva casi inaccesible, sino que, en verano, también podrás acceder a esa cala paradisíaca donde otros ni lo intentan y, además, vas a hacer el trayecto tomando el sol de camino, a cielo abierto.

Belleza sin igual

Pero no solo es práctico; también es muy bonito. Y no solo lo dice quien firma este artículo; es sentimiento común. La razón está en que la capota, de un más que generoso tamaño, está perfectamente integrada en el diseño, algo de lo que no todos los descapotables de techo de lona pueden presumir. De hecho, basta fijarse en las fotos para apreciar que es especialmente bonito descapotado en vista frontal, y lo mismo sucede, pero con capota, mirándolo desde atrás. De ahí que hayamos elegido esas mismas fotos para el reportaje.

A simple vista, claro está, da la sensación de que Land Rover solo ha cortado el techo y ha puesto una lona, pero nada más lejos de la realidad. Para esta carrocería Convertible promete la misma rigidez estructural que en el Evoque estándar y en el Coupé y, después de conducirlo una semana, damos fe de que es la misma o incluso superior.

Para ello, la firma británica ha tenido que emplear refuerzos a lo largo de toda la carrocería. Esto ha hecho que el peso se incremente notablemente, pero es algo que, sinceramente, no creemos que lo penaliza en exceso pues, en este caso, el poderoso motor diésel de 180 CV y 420 Nm de par, contrarrestaba el lastre en aceleración.

Tampoco en una conducción dinámica se notaba en exceso, pues sigue siendo un coche con el que te puedes divertir hasta en una carretera de montaña con muchas curvas. Esto se debe a que el sistema de suspensiones también ha sido reforzado y equipa mucha electrónica, como el sofisticado sistema Torque Vectoring by Braking, que actúa sobre los frenos para evitar que el coche se balancee en curvas, un mecanismo habitual ya en los SUV de alta gama.

2016-Nov-Motor-Range-Rover-03Más que lona

Para la capota, la primera de su historia, la marca británica ha apostado sobre seguro, confiando en Webasto, todo un especialista en estos menesteres. El sistema permite abrirla en solo 18 segundos y plegarla en 21, siendo posible estas operaciones incluso en marcha hasta 48 km/h. Lo mejor de todo, la insonoridad que consigue cuando está cerrada. El confort a bordo es espectacular incluso a alta velocidad, algo difícil de creer cuando hablamos de una de las capotas más grandes del mercado.

También con el techo abierto, el viento no genera demasiadas turbulencias ni en carretera. No obstante, existe un deflector de viento que se sitúa en las plazas traseras para mejorar el confort de marcha y que nuestra unidad de pruebas incluía. El porqué de una capota blanda radica en su mayor ligereza y también en que el punto de gravedad baja, mejorando el dinamismo de conducción del vehículo.

En el interior encontramos el diseño y los buenos materiales de la última actualización del Evoque que llegó este año. Además, la evolución en mejora de acabados va a más entre los nuevos modelos de Jaguar-Land Rover. Eso sí, las plazas traseras han visto reducido su espacio para poder albergar el sistema de la capota y también el de seguridad, que hace desplegar dos barras de aluminio en caso de vuelco en tan solo 90 milisegundos.

Lógicamente esto también penaliza el espacio del maletero, que se queda casi en la mitad de las otras dos versiones de carrocería, con unos escuetos 251 litros. Eso sí, dispone de un hueco para poder transportar esquíes.

La protagonista del habitáculo es la enorme pantalla de 10,2 pulgadas del nuevo sistema de infoentretenimiento InControl Touch Pro. Land Rover ha incorporado esta avanzada unidad, que permite incluso conectividad 3G. Destaca por la facilidad de uso y la gran cantidad de funciones que incluye. Eso sí, contrasta enormemente con el cuadro de instrumentos, que debería ofrecerse ya también, aunque fuera como opción, en formato digital, como ocurre con sus hermanos más mayores de la gama.

2016-Nov-Motor-Range-Rover-04Rey del tráfico

Como el resto de versiones, este Evoque descapotable destaca por su agilidad. Su tamaño compacto y su bajo peso, pese al incremento citado, lo convierten en el vehículo ideal para la ciudad. Y esto no significa que en carretera no esté a la altura, porque es todo lo contrario, pero en esa gran polivalencia que ofrece, dominar la ciudad es una gran ventaja.

Siempre vas a poder salir del semáforo el primero y también vas a poder callejear como pocos pueden hacerlo gracias a sus potentes motores. En este caso, condujimos el diésel más potente de la nueva familia de motores Ingenium que fabrica la propia Jaguar-Land Rover.

Dispone de una amplia banda de utilización y ofrece una inmediata respuesta gracias también a su caja de cambios automática de nueve velocidades firmada por ZF. En determinadas marchas, estira tanto que era divertido conducirlo hasta con levas, pues daba las sensaciones de un gasolina. Los consumos, además, se acercan mucho a los que declara la propia marca, eso sí, siempre que circulemos a ritmos razonables. En la medición habitual a 120 km/h dio 6,2 litros a los 100 kilómetros, mientras que en ciudad la media era de 8,4.

En cuanto a equipamiento se refiere, el coche probado disponía del más alto: HSE Dynamic. Se distingue, por ejemplo, por los elementos de color negro brillante que se distribuyen por la carrocería. Incluye numeroso equipamiento, como asientos de cuero, equipo de sonido Meridian básico de 380 w (hay otro superior disponible de 660 w), el sistema que proyecta la información sobre el parabrisas delante del conductor, etc., aunque carecía de muchos de los otros asistentes de seguridad disponibles, como el control de ángulo muerto, el de velocidad de crucero adaptativo, etc. El precio de la unidad testada ronda los 78.000 euros.

Y es precisamente esa última cifra la que nos lleva a la conclusión. El Range Rover Evoque Convertible cuesta desde 54.300 euros. ¿Vale la pena la inversión? La respuesta es . Volvemos al comienzo: por ese precio tienes la oportunidad de disfrutar de dos coches distintos con carácter todoterreno y, además, con un equipamiento completísimo.     

Deje una respuesta