Aimplas e Inesfly Corporation desarrollan un plástico contra enfermedades infecciosas

25/07/2015

2015-julio-redit-Aimplas-Inesfly

El Instituto Tecnológico del Plástico, Aimplas, la empresa valenciana Inesfly Corporation y la Universidad de Zaragoza investigan para poder encapsular sustancias insecticidas en materiales plásticos espumados. El innovador material permitirá fabricar desde suelas de sandalias hasta esterillas que repelan a los insectos que transmiten enfermedades como la malaria, el dengue, el Chagas o la leishmaniosis. 

Aimplas, Instituto Tecnológico del Plástico está llevando a cabo los trabajos de investigación junto a la Universidad de Zaragoza y la empresa valenciana Inesfly Corporation para lograr el desarrollo de una nueva generación de plásticos espumados con propiedades insecticidas que hagan posible evitar la transmisión de enfermedades como la malaria, el dengue, el chikungunya o la leishmaniosis. Al ahuyentar a insectos como los mosquitos, gracias a productos elaborados con estos plásticos se podría reducir el número de casos de estas enfermedades que suponen un grave problema en países en vías de desarrollo como algunos de África Ecuatorial, Centroamérica o América del Sur.

Hasta ahora, la presencia de sustancias insecticidas en plásticos se realizaba mediante cargas en polvo y se limitaba a mosquiteras, collares para animales, crotales para ganado o pulseras antimosquitos. Las investigaciones que lleva a cabo Aimplas junto a los socios de este consorcio a través del proyecto Inmaplesp permitirán incorporar el insecticida al material mediante microcápsulas. Esta nueva tecnología protegerá la sustancia insecticida de su posible degradación durante el procesado del material, facilitará su manipulación y permitirá controlar su difusión en el producto final.

La tecnología de microencapsulación de Inesfly, que ha resultado exitosa en el campo de las pinturas insecticidas, se extiende ahora a las matrices plásticas, y para ello esta compañía está desarrollando microcápsulas de diferentes ingredientes activos con propiedades repelentes e insecticidas. El plástico espumado que se espera conseguir tendría aplicación en la fabricación de productos de uso personal que permitan mantener alejados a los insectos transmisores de las personas. Es el caso de las suelas de sandalias o de esterillas que repelan tanto a mosquitos como a insectos rastreros como los que transmiten las enfermedades que se pretende combatir y que tienen un especial impacto en África Ecuatorial, Centroamérica o América del Sur. Pero su aplicación también sería de utilidad en Europa, donde los efectos del cambio climático hacen que estén apareciendo plagas de especies subtropicales como el mosquito tigre en países como España.

Microsoft Word - Documento1El proyecto Inmaplesp tiene una duración de 24 meses y está financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad dentro del programa Retos de colaboración 2014 con el número de expediente RTC-2014-2613-1.

Expertos en microencapsulación

La participación de Inesfly Corporation en el proyecto es especialmente relevante en lo relativo a la técnica para incorporar los insecticidas al plástico, ya que es líder en el campo de la microencapsulación, particularmente de insecticidas para su inclusión en forma de pinturas con un efecto residual muy superior a los formulados convencionales.

La actividad investigadora de su presidenta, la doctora Pilar Mateo, ha dado lugar a varias patentes y productos microencapsulados que han mostrado una elevada eficacia y residualidad en la lucha contra enfermedades transmitidas por insectos.   

Deje una respuesta