Circulantis: “Hay campo abonado para crecer”

17/11/2014
Guillermo González-Fleitas, fundador y CEO de Circulantis

Guillermo González-Fleitas, fundador y CEO de Circulantis

Guillermo González-Fleitas es fundador y CEO de Circulantis, una plataforma de financiación participativa (crowdlending) en la que inversores pueden conseguir una excelente rentabilidad con un riesgo muy controlado, financiando de forma directa a pymes con la garantía de su activo más líquido y seguro: los pagarés u otros efectos que documentan sus créditos comerciales a cobrar de sus clientes de elevada solvencia.

“Nuestra actividad -aclara González-Fleitas- está enmarcada dentro de las reguladas en el título V del proyecto de Ley de Fomento de la Financiación Empresarial. Para nosotros es muy positivo el hecho de que se plantee una regulación específica y una supervisión para el sector, que debería colaborar en la generación de confianza necesaria en un modelo nuevo”.

Sobre los aspectos que debería contemplar dicha regulación, González-Fleitas afirma que “cualquier marco legal debe ser capaz de conjugar la protección de los usuarios y la transparencia, con medidas de apoyo decidido al crecimiento del sector para que sea una alternativa real a la financiación bancaria, como pasa en Estados Unidos o Gran Bretaña”.

“Pese a que como hemos dicho valoramos positivamente la iniciativa de regular las plataformas de financiación participativa -añade González-Fleitas-, creemos que el texto presentado no ha sido trabajado suficientemente y se queda en un compendio de prohibiciones y limitaciones, echándose de menos medidas que estimulen el crecimiento de esta nueva vía de financiación como se recomienda desde la propia Unión Europea”. 

Oportunidad histórica 

Para González-Fleitas la financiación no bancaria tiene “una oportunidad histórica para crecer y consolidarse como alternativa real, como ocurre en otros países desarrollados. La evidente falta de atención por parte de la banca hacia las pymes y particulares durante la crisis y el proceso de concentración que estamos sufriendo todos los usuarios de los servicios bancarios, son un campo abonado para el crecimiento de alternativas que amplíen el acceso al crédito”.

Otras ventajas que señala González-Fleitas son que “no es necesario prestar garantías adicionales de otro tipo (afianzamientos personales, pignoraciones, etc), que no existen compensaciones en forma de productos financieros muchas veces innecesarios, que las operaciones no computan en la Cirbe y que la tramitación es más sencilla y ágil”.

Deje una respuesta